UN DÍA DE SPINNING

El despertador sonaria a las 03,45 y a las 03,40 me despierto como por arte de magia, parece la ilusion como la del primer dia y sigue uno deseoso de que llegue la hora de partir. El amigo Manuel confirmaba con una llamada mi salida en su busqueda.
Una vez con el maestro rumbo a Cadiz a ese Estrecho que tanto nos hace ilusionar. Llegamos todavia de noche con la intencion de prepararnos y comenzar la andadura hacia la zona de pesca, el tiempo predecia un levante moderado en torno a los 10 nudos de viento por lo que pensabamos estaria el mar perfecto para poder intentar capturar algun robalo o baila que ya por esta fechas comienzan a acercarse mas a nuestras costas.

Llegamos a la primera zona de pesca de noche, montamos nuestros equipos y comenzamos a realizar los primeros lances. Conforme iban apareciendo las claras del día veíamos que el mar estaba mas calmado de lo que queríamos por lo que presagiábamos el agua muy clara, utilizamos varios tipos de señuelos, vinilos, raglous, peces artificiales, paseantes y nada de nada, no hubo suerte. Probamos uno a uno todos los puntos calentitos que en otras ocasiones nos han dado alegría sin que en esta ocasión hubiera suerte.

Estuvimos dando lances hasta las 11,00h y viendo que las condiciones no eran las más óptimas decidimos comenzar la vuelta.
El anécdota del día nos la dieron unos patos pescadores que confundieron nuestros señuelos y atacaron en varias ocasiones a los mismos en uno de ellos tuvimos que quitarle del ala la potera de un artificial, afortudamente sin que sufriera daños.

Recent Posts

Leave a Comment